Como cada año, el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos ha lanzado la campaña 2019 sobre una correcta hidratación en verano desde las farmacias comunitarias. Una iniciativa que busca concienciar a la población sobre la importancia de incorporar hábitos saludables a la hora de hidratarse, principalmente en épocas de temperaturas elevadas, y en particular a grupos de población especialmente sensibles a sufrir episodios de deshidratación.

En esta nueva edición, la campaña incluye la elaboración de una infografía y un manual de hidratación desde la farmacia comunitaria.

Según Aquilino Garcia, vocal nacional de Alimentación del Consejo General de Colegios Farmacéuticos en esta campaña:

Hemos querido explicar de una forma gráfica y directa qué es la deshidratación, qué grupos de población requieren de una atención más específica y enumerar ocho sencillas pautas o recomendaciones generales para una correcta hidratación.

Pautas generales de hidratación

  1. Consuma entre 2 y 2,5 litros de líquidos diarios: a través de bebidas y alimentos (caldos, sopas, frutas y verduras) a lo largo de todo el día.
  2. Preste atención muy especial a las situaciones que puedan favorecer la deshidratación: calor y sequedad ambiental elevada, fiebre, diarrea, vómitos, etc.
  3. Reconozca los síntomas de la deshidratación: sed, sequedad de mucosas y piel, disminución de la cantidad de orina y, en casos más graves, pérdida brusca de peso, orina oscura y concentrada, somnolencia, cefalea y fatiga extrema
  4. El agua y otras bebidas con diferentes sabores son necesarias para asegurar una adecuada hidratación: las bebidas con sales minerales, en concreto sodio, y con azúcares de absorción rápida, pueden facilitar una mejor rehidratación.
  5. Es conveniente hidratarse antes, durante y después de realizar ejercicio: para reponer las pérdidas a través del sudor. No realice ejercicio en las horas centrales de días calurosos.
  6. Siga una dieta variada y equilibrada: rica en frutas y verduras frescas. Si realiza una comida copiosa, ingiera una mayor cantidad de líquidos. Si realiza algún tipo de dieta, podrían variar sus necesidades de hidratación, consulte con su médico.
  7. Limite el consumo de bebidas alcohólicas: ya que tienen efecto diurético y pueden empeorar situaciones de deshidratación.
  8. Consulte con su farmacéutico si algún medicamento que tome habitualmente puede modificar su estado de hidratación: la utilización de ciertos medicamentos, como diuréticos, puede afectar a su nivel de hidratación, aumentando el riesgo de deshidratación y agotamiento por calor.

Fuente: Portalfarma