El informe del V Observatorio Nestlé sobre Hábitos Nutricionales y Estilos de Vida de las Familias se ha centrado en analizar la importancia de la alimentación en el rendimiento escolar de los niños entre 3 a 12 años.

Para ello se han realizado 1.038 entrevistas online a familias con hijos de 3 a 12 años, residentes en España y representativas a nivel nacional por sexo, edad y zona. Las familias encuestadas se han clasificado entre las que siguen una alimentación equilibrada y las que no, determinando una serie de raciones recomendadas para cada grupo de alimentos.

Según el criterio establecido, se ha considerado que un niño come de forma saludable cuando incluye, en su día a día, el consumo de fruta natural y verduras frescas y, al menos una vez a la semana, el de legumbres, pescados y frutos secos, incluyendo el aceite de oliva como aliño habitual y el agua como bebida principal.

¿Qué conclusiones aportan los resultados obtenidos?

Una alimentación equilibrada es la base del bienestar intelectual, además de físico y social. Así:

  • Al 84% de los pequeños que come bien no le cuesta ir al colegio, por lo que existe una relación directa entre la motivación por ir a la escuela y una alimentación saludable.
  • El 46% de los escolares entrevistados que siguen una alimentación adecuada tienen resultados académicos excelentes en lengua y/o ciencias; frente el 32% del que no la sigue.
  • 6 de cada 10 alumnos que siguen una dieta saludable están satisfechos con su rendimiento escolar; mientras que el resto, solo 4 de cada 10.

El consumo adecuado de fruta y verdura sigue siendo una asignatura pendiente

  • El 69% de los padres afirma que conoce la cantidad de fruta que hay que ofrecer diariamente a los niños (3 raciones), pero solo un 17% hace lo correcto.
  • En relación a las verduras, la recomendación es de 2 raciones al día pero sólo un 54% da a sus hijos la cantidad aconsejada.

¿Qué se propone para conseguir llevar una alimentación adecuada?

Laura González, responsable de Nutrición de Nestlé España explica que:

El reto está en respetar las proporciones adecuadas de los grupos de alimentos y adaptar el tamaño de la ración a la edad para aportar al niño todos los nutrientes que su organismo necesita. Por eso, en Nestlé, junto con el Hospital Sant Joan de Deu, hemos desarrollado Nutriplato, un método de educación nutricional para ayudar a los padres a que sus hijos coman bien”.

Más información: Nutriplato